Algunas estadísticas

Está claro que muchas estrategias de marketing hoy en día para poder convencernos de cambiar nuestros hábitos es hablar de los materiales y su degradación y cómo poder ayudar al planeta, pero la realidad es que nosotros como individuos nos vemos muy pequeños a la hora poder realizar cambios tangibles y simplemente muchos le otorgamos la culpa a la gente que ocupa el poder y las grandes corporaciones. De esa manera dejando los resultados a la expectativa de otros, quitando la culpa de nosotros y pensando que si no lo vemos no está pasando.


Pero la realidad es otra, nuestro comportamiento aún así como individuo, afecta muchísimo más de lo que pensamos, no tenemos noción de la magnitud de nuestro consumo, y por eso en el artículo de hoy, queremos hablar sobre estadísticas reales, y de la basura que generamos, para tener más noción, para darnos cuenta que aunque seamos pequeños, nuestras contribuciones pueden ser gigantes.


  • 1 filtro de agua = 300 botellas
  • 1 bolsa de tela = 200 bolsas de plástico
  • 1 shampoo sólido = 1 envase
  • 1 cepillo de bambú = 1 no biodegradable
  • alpargatas de algodón = zapatos no degradables
  • 1 afeitadora de metal = todas las que usarías de plástico
  • Saber cómo cuidar la batería de tu móvil le dará vida más útil = menos residuos
  • Si vives cerca de tu trabajo, la bicicleta = ejercicio y no contaminación
  • Si vives lejos de tu trabajo, coche eléctrico = ahorro de contaminación
  • Si no puedes comprar un coche eléctrico, puedes aprender a alargar las marchas de tu coche para contaminar menos.
  • Si vas a comprar muebles puedes comprar de segunda mano
  • Si vas a comprar herramientas puedes comprar de buena calidad para nunca tener que reemplazarlas
  • Si vas a comprar fruta puedes comprar a granel y no envasada
basura y residuos

Y son muchas cosas más que podemos hacer contribuciones, no tenemos que subestimar el poder de nuestras acciones, cambiando nuestros hábitos, literalmente podemos reducir anualmente en decenas de kilos nuestra basura generada. Tenemos mucho más poder del que creemos, y no todas las soluciones involucran gastar en comprar nuevos productos “biodegradables”, necesitamos educarnos y aprender a ser mejores con el planeta.


La mayoría de los problemas que vivimos de contaminación no parten del culpable aparente “plástico”, sino de nosotros mismos, nuestra mentalidad de consumismo y de un solo uso, hace que esta bola de basura siga creciendo, porque si el plástico dejará de existir y no cambiamos nuestra mentalidad de un solo uso, no serviría de nada.


El mar de plástico, la isla de basura, el botar basura, son conceptos que pueden cambiar y mejorar, por, plástico biodegradable, reciclaje de plástico, clasificación de la basura, tratar los residuos, ser más amigo de los contenedores de la basura y muchas más cosas que no imaginamos. Si podemos ser tan destructivos, sin lugar a dudas, podemos reparar el daño causado y volver a la Tierra el lugar que merece.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados